¿ Por qué llorar?

¿ Por qué quedarse en la tristeza después de la ida de un ser querido ?

¿ Por qué tener miedo de ser abandonado?

¿ Por qué alimentar este malestar?

Tantos “Por qué” y ninguna respuesta que pudiera aliviarme hasta el momento que decidí participar a un seminario de la doctora Claude Imbert.

Entender esta ida para aceptarla fue para mí una liberación, a mis 41 años de este duelo no resuelto antes, y aparte de la mujer que era, era también esa niña de 7 años, la que aceptaba la ida de su primer gran amor, su padre.

Tenía sentimientos de tristeza, injusticia, abandono y rechazo, que se despertaban en cada situación similar sin comprender/entender porqué…

Y todo estaba en el comprender, una vez aceptada la inversión de cada sentimiento: la rabia se hacía tranquilidad , la tristeza alegría, la injusticia bondad, el abandono una presencia, el rechazo la asimilación, la incomprensión se volvía evidencia.

Pude revivir totalmente esos momentos de alegría que había tenido durante mis 7 primeros años con él y lo que hoy son mis bases, mis valores y guardar sólo el lado positivo de esta maravillosa historia de amor, sabiendo que estará siempre en mi corazón…

firma monique mini

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *